sábado, 17 de enero de 2015

QUE ES LA COENZIMA Q10??? SIRVE PARA ALGO??? APORTA ALGO A NUESTRA SALUD???

La Coenzima Q10… ¿molécula milagro o el cuento de la lechera?

La ocasión me la han pintado calva. Tenía ganas de meterle mano a una molécula muy particular pero para escribir sobre ella se tenían que cumplir dos premisas. La primera de ellas la tengo desde hace tiempo, un informe demoledor sobre su verdadera utilidad dictaminado por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria. La segunda que se diese el momento propicio por alguna circunstancia contextual… y ese momento acaba de llegar.
Según datos recientes de la Organización Mundial de la Salud, la venta de suplementos alimenticios se ha disparado en los últimos años de forma espectacular, llegando a multiplicarse por 10, 15 o 20 según el compuesto bioactivo que forme parte del producto en cuestión, siendo los complejos vitamínicos las estrellas de un mercado en el que los europeos gastan al año millones de euros y donde el 20% de los españoles confiesan tomarlos o haberlos tomado en alguna ocasión.
A pesar de que estos suplementos se pueden vender libremente y sin control alguno en todo tipo de establecimientos comerciales como farmacias, parafarmacias, herbolarios, tiendas dietéticas o incluso supermercados, en los últimos tiempos una peligrosa tendencia, la de las páginas WEB dedicadas a la venta de estos productos se ha puesto de moda.
Pues bien, dejando hoy a un lado los posibles efectos perjudiciales del consumo excesivo de estos productos, que por supuesto los hay, una reciente investigación de la Confederación Española de Organizaciones de Amas de casa, Consumidores y Usuarios sobre páginas WEB que venden complementos alimenticios, demuestra que la publicidad del 81% de los productos que ofertan en ellas no cumple la legislación vigente presentando graves irregularidades.
Si ustedes son lectores asiduos de este blog, sabrán que en Scientia hemos denunciado la publicidad y el etiquetado de un gran número de suplementos que emplean diferentes moléculas bioactivas para prometer, sin ninguna rigurosidad científica, todo tipo de falsas bondades y que son empleados por la industria alimentaria, farmacéutica, cosmética, etc. Estilbenos, ácidos grasos, polifenoles… muchos son los compuestos que han pasado por este blog en ese sentido.
Sin embargo, si hay una molécula a la que los amantes de la bioquímica en general y de la enzimología en particular le tenemos una especial inquina, por acaparadora, por prepotente y por impostora, esa es la Coenzima Q10 (CoQ10), uno de los ingredientes más famosos de los últimos tiempos y que, además de encontrarse de forma natural en numerosos alimentos, forma parte de innumerables productos funcionales, suplementos deportivos, nutracéuticos, cosméticos, etc.
Coenzima Q
Coenzima Q
Acaparadora porque no hay sector industrial donde no aparezca la CoQ10 prometiendo mil y un efectos a cada cual más surrealista, prepotente porque se autobautizó también con el pretencioso nombre de Ubiquinona al ser producida por prácticamente todos los organismos con metabolismo respiratorio, eimpostora porque ese nombre,Coenzima, solamente se puede justificar por un vano intento por quitarle protagonismo a las verdaderas reinas de la bioquímica, las enzimas.
Pero seamos justos y antes de sacar el arsenal contra la CoQ10 indiquemos el origen, estructura y funciones de esta molécula, ya que previamente a que el ser humano pusiese su ojo en esta molécula con dudosas intenciones, la CoQ10 o Ubiquinona tenía su encanto y mucha gente lo desconoce.
La Coenzima Q, cuya estructura química no fue dilucidada hasta 1958 por E. Wolf y un grupo de investigación perteneciente a los archiconocidos Laboratorios Merck, no se puede considerar un compuesto individual sino que es una familia de moléculas que difieren en el número de isoprenos que posee su cadena lateral, tal y como podemos observar en la figura.
A pesar de que en la naturaleza podemos encontrar organismos con 6 unidades de isopreno (Saccharomyces cerevisiae), 8 (Escherichia coi), 9 (Caenorhabditis elegans) o una combinación de 9 y 10 (Mus musculus), en humanos la forma de CoQ más habitual es la CoQ10, la cual desempeña diversas funciones de gran importancia como las relacionadas con su capacidad redox, su papel como transportador de electrones, su participación en la beta-oxidación de ácidos grasos y en la síntesis de nucleótidos, su rol en la regulación de la apoptosis o su función antioxidante.
Pero la CoQ10 ha muerto debido a su propio éxito. Todo ese impresionante despliegue de funciones que es capaz de hacer en el cuerpo humano, y que está más que demostrado científicamente, no ha pasado desapercibido para diferentes sectores industriales que han querido hacer negocio con ella empleándola en las formulaciones de sus productos prometiendo casi de todo… y mi amiga la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, la famosa EFSA a la que tengo olvidada últimamente, se ha puesto las botas afirmando que la Ubiquinona estará presente en casi todos sitios pero no sirve para casi nada en esos productos… vayamos por partes.
El hecho de que esta molécula esté implicada en los principales sistemas de obtención de energía hizo que la industria de lossuplementos deportivos ampliase su gran oferta de biomoléculas milagro que se venden en gimnasios a la CoQ10… pero la regla de tres no se cumple en este caso y el hecho de que la Ubiquinona esté involucrada en los sistemas de celulares de obtención de energía no significa que los suplementos de CoQ10 puedan afectar positivamente alrendimiento físico, ni ayuden a mejorar lafunción muscular, ni mucho menos favorezcan la síntesis de ATP.
Pero esa gran variedad de funciones que la CoQ10 desempeña ha llevado también a que diversos suplementos publiciten, no sé en base a qué, que la presencia de CoQ10 en su formulación puede ayudar a regular la presión arterial. Sin embargo, la EFSA ha advertido que la mayoría de los estudios publicados se han hecho en pacientes hipertensos que ya estaban en tratamiento farmacológico, por lo que no hay evidencias de relación directa entre la suplementación con CoQ10 y la tensión arterial.
De especial interés resulta el gran número de productos enriquecidos con CoQ10 paraproteger la oxidación del ADN, lípidos o proteínas. Pues bien, la EFSA ha dictaminado no solamente que los métodos y marcadores para evaluar la capacidad antioxidante de los productos enriquecidos en CoQ10 son erróneos, sino que además los resultados encontrados in vitro o en animales no pueden ser extrapolados a humanos. Eso sí, la Coenzima Q10 lo intentó todo para que “colara” su papel como antioxidante, incluso como podemos ver en la fotografía recurrió a aliarse al príncipe de las moléculas antioxidantes, nuestro amigo el resveratrol…pero no hubo nada que hacer, “la naturaleza las cría, la industria las junta y la EFSA las hunde en la miseria”.
Pero esto no acaba aquí. Uno de los principales efectos que se le han atribuido a los productos fortificados en CoQ10 es la posibilidad de bajar los niveles del “colesterol malo” en humanos… y de eso nada querida Ubiquinona, ni tampoco existen pruebas de que sirvas para mejorar las funciones cognitivas, ni para proteger elsistema neurológico… ¡¡jamás una Coenzima será como una Enzima!!
Sin embargo, se habrán dado cuenta que a lo largo del post no les he hablado de uno de los sectores donde la Coenzima Q 10 campa por sus anchas… la cosmética. La EFSA no puede, ni debe, pasar la frontera de los productos alimenticios, por lo que no ha dicho si las cada vez más abundantes propiedades que se le atribuyen a los productos de belleza atribuidos a la Ubiquinona tienen o no respaldo científico.
Sin embargo, y como ya indicamos en el post Premio Goya a la Mejor Película de Ciencia Ficción: “El guardián de la longevidad celular”, si existiese un organismo oficial que controlase el mal uso de la Ciencia que se hace en el campo de la cosmética, a lo mejor un servidor sabría responder cuando me realizan la siguiente pregunta… ¿Cómo es posible que un organismo oficial, como es el caso de la EFSA, haya prohibido que los alimentos y suplementos enriquecidos en un principio bioactivo como es el caso de la Co Q10 puedan declarar que ayudan a paliar y prevenir ciertas situaciones y, sin embargo, un producto cosmético con el mismo principio bioactivo y que se aplica superficialmente sí que pueda anunciar dichos beneficios?
Evidentemente el mecanismo de actuación de un componente en un alimento o suplemento alimenticio es diferente al de un producto que se aplica anivel epidérmico, pero, sin en el caso de la industria alimentaria muchos productos están siendo retirados al no poder presentar serias investigaciones realizadas in vivo que justifiquen las propiedades atribuidas a un principio activo, en el caso del sector de la cosmética ese tipo de estudios deberían ser también obligados… y, después de lo expuesto hoy, la duda sobre el éxito de la Coenzima Q10 existe.
Pero no se alarmen que Scientia ha dado con la solución a todas estas incógnitas que quedan por resolver y que últimamente planean sobre cada una de las decisiones de la EFSA. Tras semanas de intensa búsqueda hemos encontrado a la persona que nos ha hecho ver la luz sobre todas las cuestiones relativas a la molécula milagro a la que hoy nos referimos, la Coenzima Q10.
Por favor no dejen de ver este vídeo donde el Dr. Ray Sahelian les proporcionará toda la información necesaria acerca de la Ubiquinona. Si no tienen tiempo para visualizar los delirantes 5.44 minutos de los que se compone el vídeo y que van en contra de todo lo que ha dictaminado la EFSA, les ruego vean los primeros 20 segundos… no se arrepentirán…(AUNQUE ESTA EN INGLES)....

video


¿Surrealista verdad? Pues no se rían tanto que a lo mejor es posible que la inversión en el desarrollo de estos productos sea la fórmula deseada por nuestro Ministro de Economía y Competitividad para salir de la profunda crisis en la que estamos sumergidos… y ya de paso solucionamos de un plumazo el problema existente enSanidad y en Investigación.
Hace poco Luis de Guindos señaló que la inversión en investigación e innovación en España tiene una “deficiencia estructural” al depender de subvenciones nominativas que, en su opinión, deben ser eliminadas para dar paso a la inversión privada. Mi opinión al respecto la daré en un próximo post cuando el ministro detalle un poco más qué quiso decir, pero les adelanto algo que hoy que estamos hablando de nutracéuticos, suplementos y demás zarandajas viene muy a cuento.
Hace años el gobierno japonés decidió invertir en la investigación privada para el desarrollo de alimentos funcionales con propiedades beneficiosas para la salud.  El objetivo no era solamente convertirse en un país puntero en la investigación en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, sino sobre todo reducir los gastos en la sanidad japonesa mediante la elaboración de alimentos saludables que redujesen el elevado coste que le suponía a la “seguridad social” del país nipón sufragar fármacos para prevenir o paliar determinadas enfermedades.
¿Qué resultados tuvieron las medidas del gobierno japonés? Desde el punto de vista delmarketing alimentario fue un éxito tremendo porque hoy en día se considera a Japón el país pionero en el desarrollo  de estos exitosos “novel foods” que tanto dinero están dando a la industria alimentaria gracias a su dudosa publicidad.
Sin embargo, el inexistente control sobre los verdaderos efectos de esos productos que prometían las empresas hizo que económicamente la inversión en la empresa privada, en detrimento de la investigación pública, fuese un auténtico desastre de cara a los objetivos investigadores y sanitarios que se perseguían… así que querido ministro, jamás olvides que el refranero español es muy sabio y “cuando las barbas de tu vecino veas cortar…pon las tuyas a remojar”.
Ale, les dejo que voy a seguir con mis enzimas…que no con las coenzimas. Y para mas información , entra en.: http://www.tufiguramagica.com y deja tus datos!!! Te informaremos ampliamente de como tener una mejor salud y calidad de vida!!!!
NO TARDES!!! TU SALUD NO TIENE PRECIO!!! NO LA PIERDAS!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario